Saltar al contenido (pulsar Return)

El trabajo del taller 2019 presentado a los vecinos

El estudio del MISMeC radiografía la habitabilidad y la huella CO2 actual y propone vías de mejora conjunta.

 

El jueves 21 de noviembre, el Auditorio de la Escuela Ramon Fuster ha acogido la presentación de los resultados del estudio de dependencia del carbono en Bellaterra: Emprendiendo acciones, reduciendo emisiones. A las 19h se ha convocado a medios para dar a conocer las conclusiones de este estudio impulsado por un convenio de colaboración entre el Master en Intervención Sostenible en el Medio Construido, MISMeC, de la Escuela de Arquitectura del Vallès y la Unión de Vecinos de Bellaterra.

Para realizar el Estudio se han visitado 40 edificios de Bellaterra. Estos edificios han permitido elaborar un informe sobre el nivel de dependencia del carbono del barrio. En marzo, los estudiantes del MISMeC comenzaron a analizar los edificios de la muestra, mayoritariamente viviendas, desde su comportamiento técnico y climático, así como los hábitos de habitabilidad, movilidad y consumo energético de sus ocupantes. 

Una hoja de ruta para mejorar la eficiencia energética y habitabilidad

Gracias a este análisis, Bellaterra ha conseguido una radiografía de su nivel de dependencia del carbono y una hoja de ruta para mejorar la eficiencia energética y la habitabilidad de sus edificios.

Pero esta no es la única iniciativa en términos de sostenibilidad que se ha impulsado en Bellaterra. Este estudio se enmarca dentro del proyecto Bellaterra + Sostenible 2030, promovido por la Unión de Vecinos. Este tiene como objetivo impulsar múltiples acciones en la línea de la sostenibilidad y la reducción de emisiones. De este modo, también se conseguirá mejorar la calidad de vida de los vecinos mientras se contribuye a la lucha contra el cambio climático. 

Presentación del estudio sobre la huella de carbono en Bellaterra

Las arquitectos tituladas en el máster Salma Abraham y Carlota de la Presa apuntaron que cada vecino genera 6,6 toneladas de CO2 al año, e hicieron hincapié en la necesidad de rehabitar y compartir. Se mostró un resumen del estudio en profundidad sobre el modo de vida en el barrio respecto a la habitabilidad, el consumo energético, la movilidad y otros aspectos responsables de la huella de carbono.

Más información en el diario El Món.